Oso gigantesco - Artcodus simus

Categoria: Criptozoologia

Artcodus simus el oso gigantesco erá un monstruo prehistórico. Las marcas de una zarpazo han llevado a descubrir que hubo un tiempo en el que un oso gigantesco, que medía 1.8 metros de altura (casi cuatro metros cuando se ponía sobre sus dos patas traseras) habitó en el planeta hace cientos de miles de años, coincidiendo con la Edad de Hielo.

0

Historia

Este monstruo prehistórico, que debió causar auténtico terror entre sus víctimas con sus 816 kilos de peso, vivió en la Cueva Riverbluff cercana a Springfield, en Misurí (Estados Unidos) y, según los paleontólogos, podía superar los 70 Kph de velocidad cuando perseguía una presa. El hallazgo de la cueva, donde se han encontrado tantas pistas sobre este Artcodus simus, tuvo lugar hace cinco años y fue fruto de la casualidad. Los obreros construían una carretera en la zona cuando hicieron un agujero en las rocas y el fango que habían sellado la cueva hace, al menos, 55,000 años. Enseguida llegaron al lugar los paleontólogos, que han sacado desde entonces 5,000 microfósiles incrustrados en la arcilla desde hace un millón de años y el momento en el que se cerró la cueva, según declaró el naturista Matt Forir. Entre otros restos, han aparecido huesos de mamut, caballos, tigres de diente de sable, leones americanos y caparazones de una especie de tortuga desconocida. “Es un auténtico tesoro paleontológico porque todo estaba sellado como una cápsula”, aseguró Larry Agenbroad, experto en mamíferos prehistóricos de Dakota. Pero lo más llamativo es el zarpazo en la pared. “Si se confirma que es del oso, los otros fósiles serían la primera prueba real de lo que comía esta especie en la Edad de Hielo”, indicó Greg McDonald, otro paleontólogo. Depredador Por lo que se sabe de este animal, fue el mayor depredador de su tiempo, con una mandíbula impresionante, colmillos con gran capacidad perforadora y muelas puntiagudas que podían machacar los huesos de un mastodonte. Un morro poco pronunciado, un cuerpo corto y unas piernas largas completan el retrato de un animal que doblaba el tamaño de los osos que hoy se conocen. Respecto a sus hábitos, se cree que vivía solo, salvo cuando las hembras tenían crías de las que cuidar o en época de apareamiento. Pese a su poderío, no pudo sobrevivir a la última glaciación por la competencia de los osos marrones y los grises, más pequeños, pero con más posibilidades de atrapar a las rápidas presas con las que compartían el gélido ecosistema de aquellos tiempos. Evolución El desarrollo evolutivo de los osos y los mapaches actuales comenzó a comienzos del período Oligoceno, hace aproximadamente 30 millones de años. Ambos descienden de una familia de pequeños mamíferos, de la cual provienen también las martas y los canes. Los primeros integrantes de la familia de los mapaches, que aparecieron hace 25 millones de años, eran originarios de Eurasia, y más tarde emigraron a Norteamérica. En el Viejo Mundo, se extinguieron todos, con excepción del panda rojo. La familia de los osos reales (Ursidae) se remonta a un antepasado en el período del Mioceno, que abarcó de 20 a 15 millones de años, el Ursavus. Esta subfamilia de osos de hocico corto, de la cual sólo el oso andino perdura en la actualidad, se desarrolló en el continente americano a partir de este omnívoro, que tenía apenas el tamaño de un lobo. El oso gigante de hocico corto (Arctodus simus), que probablemente se extinguió hace cerca de 10,000 años, era un ejemplar particularmente impactante perteneciente a esta subfamilia. El integrante prehistórico más conocido de la familia de los Ursidae es el “oso de las cavernas”. Este imponente depredador, proveniente de la última era glacial, era más grande que el oso pardo actual. Hace alrededor de 300,000 años, el Ursus spelaeus apareció en escena en Europa, dejando atrás numerosos huesos y dientes. A juzgar por su dentadura, el oso gigante subsistió casi exclusivamente con una dieta vegetariana. Éste puede haber sido el motivo de su extinción. Fuente:www.yucatan.com.mx/noticia.asp?cx=90$9204000000$3418058&f=20061109
Votar:
Comentario
 

Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.